Pickl conquista Dubái con su comida rápida fresca y casera a precios asequibles

Pickl conquista Dubái con su comida rápida fresca y casera a precios asequibles

En una ciudad llena de hamburgueserías, ¿qué hace falta para convertirse en un gran éxito con colas de clientes esperando en la calle?

Para Pickle, restaurante de comida rápida casera, la respuesta es easy. De hecho ‘easy, no básico’ es el lema de la compañía.

El primer native se abrió en 2019

Su CEO y fundador Steve Flawith abrió su primer native en la zona residencial de las Torres del Lago Jumeirah en 2019.

Steve había trabajado antes en restaurantes de categoría y quería desarrollar el concepto de productos de alta calidad y frescos al entorno de la comida rápida.

Tres años y ocho sucursales después, Pickl es sinónimo del pollo Sando y las hamburguesas de carne. Ahora incluso cuenta en su menú con una hamburguesa vegetariana.

Buen precio y proveedores locales

El objetivo para Steve y su equipo period ofrecer un producto de calidad más fresco a un precio más bajo y asequible. Las hamburguesas con queso cuestan un equivalente a 8,5 euros.

Desde las hamburguesas de carne a los pepinillos y la salsa, todo es casero, empleando productos de proveedores locales siempre que es posible.

Steve cree que el mantenimiento de la calidad en todos sus locales ha sido la clave del éxito.

«Todo lo que ofrecemos se prepara bajo pedido. El pollo está libre de hormonas y antibióticos. Lo hacemos todo nosotros con nuestras propias recetas».

El crujiente Sando

La simplicidad se basa en la calidad de los ingredientes, el ambiente de los locales y la hamburguesa más famosa, Sando, de pollo de Nashville especiado.

«Lo ponemos en salmuera por la noche, lo secamos y lo cubrimos de una mezcla de harinas», comenta Steve.

La composición de esta mezcla que tiene doce especias es todo un secreto. Al ultimate de la preparación, el pollo se sumerge en suero de mantequilla antes de ser cubierto otra vez por la mezcla de harina. Este rebozado se fríe en aceite durante cinco minutos, lo que le da su textura crujiente y jugosa definitiva.

Doce especias

«Usamos doce especias diferentes. Los chiles son frescos. Los secamos durante 72 horas y luego los suavizamos en dos niveles diferentes. Así hacemos este increíble pollo rojo jugoso y crujiente», comenta Steve.

Mantiene que se trataba no solo de hacer buenas hamburgesas, sino de construir un concepto de comida casera del que Dubái pudiera sentirse orgulloso no solo localmente, sino a nivel internacional. Algo que se refleja en sus planes de crear franquicias en otros países.

“La oferta de restauración aquí es increíble. Pero notamos que había un nicho en el mercado: El de hacer buena comida pero creando también una marca de estilo de vida y llevándola hasta las casas de la gente».


Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »